moda justa minimalist slow fashion

¿Qué hay detrás de esa playera por 100 pesos? ¿De las constantes rebajas y las liquidaciones? El verdadero costo de la ropa barata es la explotación humana: miles de personas siendo explotadas en fábricas con condiciones de trabajo que simplemente rayan en la esclavitud y una condición de pobreza que les exige hacer lo que sea necesario para poder comer. A veces ni si quiera trabajando 14 o 16 horas reciben el pago necesario para comer todos los días. 

Detrás de cada prenda hay mucho más que un diseño, una marca o un color: hay vidas en juego. 

Por ejemplo, lograr el look desgastado de unos jeans es uno de los procesos más dañinos para los obreros, ya que se utiliza arena con cuarzo sin equipo de protección, así que los residuos terminan en sus ojos y en sus pulmones, generando enfermedades terribles.  

Comprar las prendas más baratas, es mantener las cadenas de la esclavitud moderna, es arriesgar la salud de familias enteras que son abusadas por marcas internacionales para que alguien pueda comprar más ropa, vestir a la moda y tener lo más nuevo… 

Es hora de romper estas cadenas e iniciar una verdadera revolución en la industria de la moda. 

JOIN THE COMFY REVOLUTION

Únete a esta revolución buscando prendas de slow fashion, sin temporadas y que te permitan usarlas para distintas ocasiones.

Busca textiles amigables con el medio ambiente y con las personas que se involucran en su producción, así como en la confección de las piezas. 

Conoce la historia detrás de las prendas que eliges, asegúrate que formen parte de un proceso justo en el que todos tengan un trabajo digno. 

En Minimalist tenemos el compromiso de proveer un nuevo tipo de moda, buscamos materiales locales y sustentables, con mínimo impacto en el medio ambiente y cuidamos que nuestros fabricantes y proveedores den vida digna y pago justo a sus trabajadores.

Sé parte de este cambio. No aceptes más ropa fabricada en condiciones infrahumanas. Únete a la revolución de la moda impulsada por Minimalist y disfruta una nueva forma de vivir la moda sin culpas ni cargos de conciencia.

El slow fashion es un mejor futuro para la humanidad y para el planeta.

Para saber más...

El mito del salario mínimo

Las grandes marcas se escudan diciendo que pagan cuando menos el salario mínimo legal a todos sus trabajadores. Recordemos que hay una franca división entre lo que es legal y lo que es legítimo, y en países donde se concentra la mayor producción de ropa, como China, Bangladesh o India, el salario mínimo legal representa de la mitad a un quinto del mínimo que necesita una familia para cubrir sus necesidades básicas como comida, renta, salud, educación, etc.

Horas de trabajo inhumanas

Los trabajadores de la industria de la fast fashion son forzados a laborar entre 14 y 16 horas diarias, 7 días a la semana. Si es temporada alta, pueden trabajar hasta las 2 o 3 de la mañana todos los días para satisfacer la demanda de ropa (que además es desechable). Y en muchos de estos casos, la promesa de horas extras pagadas es sólo una ilusión. 

×